Apadrina una autopista

Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Te gustaría ver tu nombre o el de tu marca en una señal como la de esta autopista de California? ¿Serías capaz de dedicar cuatro tardes al año a limpiar de una a dos millas de esa autopista? Sólo si tu respuesta es en ambos casos, puedes disfrutar de una valla de publicidad gratis para tu ego personal, homenajear a un familiar fallecido o promocionar tu tienda, restaurante o cualquier marca que representes.

El programa Adopt-A-Highway (Apadrina una autopista, según mi traducción libre), es una maravilla que los norteamericanos inventaron hace 30 años, y que he descubierto este verano recorriendo California, uno de los 49 Estados en que se desarrolla esta mezcla de publicidad+voluntariado ciudadano (mira mis cutrefotos).

¿Cómo funciona? Pues os cuento tal como me lo explicaron Debbie y Tom Teofilo, amigos míos que en una carretera del Kern Valley (California) tienen un poste firmado por su sitio de eventos, Lodge at the painted rock. Cuatro tardes al año, Tom reúne a un grupo de 6 ó 7 amigos y recogen la basura de unas dos millas de arcenes, cortan la vegetación que se esté a punto de meter en la carretera y limpian las pintadas o grafittis que haya. Luego dejan los bolsones con la basura en la cuneta y llaman a un teléfono del Estado para avisar de que pueden pasar a recogerla.

¿Es peligroso? Sí, claro. Por eso el Gobierno de California les envía un vídeo formativo y folletos explicándoles cómo hacerlo sin correr muchos riesgos, y les mandan también chalecos reflectantes y material de limpieza (bolsones y no recuerdo si alguna herramienta…).

Lo mejor del programa Adopt-A-Highway es que no sólo cambias tiempo por publicidad gratuita, sino que ese esfuerzo te educa, te vuelve más consciente de lo que supone mantener limpio el país. El programa es más una cuestión de responsabilidad social que de oportunidad publicitaria. O al menos así es como lo interpretan mis amigos, que saben que por tener un poste en una carretera pequeña de su zona no obtienen más negocio. Ellos lo viven con la ilusión y el orgullo de quien se siente californiano hasta la médula y amante de su tierra. Y ese mismo orgullo de contribuir a la comunidad es lo que se respira en las miles de fotos que hay en Flickr sobre Adopt A Highway. Por no hablar de las muchas placas que vi dedicadas a conservar la memoria de familiares desaparecidos, como ésta o ésta…¿Imagináis cómo irán esos familiares a honrar a sus seres queridos? Eso sí que es sentir un compromiso íntimo…

Pero no todo va a ser matarse a trabajar: Como el que no corre vuela, también hay empresas especializadas en revenderte ese espacio. Es decir, que mantienen ese tramo de carretera por ti y, a cambio, te cobran el espacio. Una de ellas es Adopt a Highway Maintenance Corp., con quienes he confirmado que por tener un poste con tu marca en los alrededores de Nueva York, te cobran de 400 a 1.000$ al mes (de 292 a 730€). Yo ya he hecho el diseño en su web de mi poste, así que lo único que me falta es que algún torrijo -¿te animas?- se ofrezca a pagar en mi nombre esos 7 u 8.000 eurillos al año. Si te han entrado ganas de adoptar a este bloguero, yo a cambio de ese pequeño esfuercillo que tú hagas, pondré un banner a todo color y alicatao hasta el techo en la portada de este blog. Vamos, venga, no remolonees, que seguro que eso no es dinero p’a tu poderío ;). Bueno, si no tienes la pasta, puedes votar mi blog en la categoría de periodismo de los Premios Bitácoras.

¿Te gusta la comunicación y la publicidad? Suscríbete al blog por email o RSS, en Facebook o sígueme en Twitter.

Actualización 22/9/2011: ¡Qué gracia! Le mando a mis amigos el post, y me dicen que justo ayer salieron a limpiar su trozo de carretera. Aquí está la prueba 😉

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

1 Comentario

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies