¿Blanquea El Mundo la imagen de ‘El Albondiguilla’, imputado en Gürtel?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Limpiar-o-Blanquear-Pared

Hay veces que haces un post para dar una opinión y otras, como hoy, en las que tienes más dudas que certezas y lo que buscas es aprender del criterio de otros. El viernes me sorprendió -para mal- esta entrevista que hacía el diario El Mundo a Arturo González Panero, exalcalde de Boadilla del Monte y uno de los principales imputados en el caso Gürtel (pulsa en la noticia para verla más grande):

Entrevista-El-Albondiguilla-Arturo-Gonzalez-Panero-El-Mundo-Agente-Inmobiliario

Como veis, la entrevista parece que blanquea al personaje ya desde el titular, como si hubiera pasado de ser un presunto corrupto a un honrado trabajador al que hundieron injustamente: “De imputado en Gürtel, a agente inmobiliario” es un título que, a quien no siga leyendo, le dejará con la sensación de que es un antiguo delincuente que ya ha rehecho su vida honradamente.

La información me llamó la atención porque tenía muy fresco haber conocido a Ana Garrido -de quien os hablaré en unos días- que me contó en persona cómo González Panero, bautizado criminalmente por Francisco Correa como El Albondiguilla, la acosó durante meses y meses hasta hacerla enfermar e, incluso, acabar emigrando durante una larga temporada a Costa Rica para huir del infierno sufrido.

Ana Garrido fue acosada laboralmente por denunciar decenas de supuestos delitos que vio cometer en Boadilla, el ayuntamiento en el que ella trabajaba y él era alcalde. El tipo está condenado por haber acosado a esa trabajadora desde el ayuntamiento, que fue lo primero que el diario omite al describir a su entrevistado (casi nada…). Como sé que al señor Albondiguilla le ha cundido mucho el tiempo, hice una búsqueda rápida y encontré estos otros hechos supuestamente delictivos:

  • Hacienda -la que dirige su excompañero de partido Montoro- lo acusa de haberse trajinado comisiones por 774.000 euros que habría desviado (supuestamente) a Suiza, Holanda y a China.
  • También Hacienda lo acusa de haber invertido 687.903 euros en inmuebles en Miami (ya sabéis que el sueldo de alcalde cunde bastante…).
  • Su mujer, que dice que llevan años sin ser pareja, lo acusa de haber falsificado su firma para hacerle figurar a ella como titular de algunas de sus curiosas ganancias.
  • Arturo González Panero tiene fijada, de momento, una fianza de 1,8 millones de euros, y su mujer, de un millón.

Esas cuatro cosillas sin importancia cambiarían mucho el perfil que El Mundo da de un hombre apesadumbrado y que se queja de lo que dura la instrucción del sumario Gürtel, “este asunto judicial que tanto daño está haciendo“. “Para mucha gente, yo ya soy culpable“, se duele Arturo González Panero.

¿Mis dudas? Periodísticas, claro. El diario omite casi todos los supuestos delitos que se le imputan al entrevistado. ¿Tiene sentido dar voz y hacer pasar por víctima a quien, supuestamente, es uno de los mayores jetas de los últimos años en este deplorable saqueo de España que sufrimos? ¿Entrevistar a El Albondiguilla es una decisión periodística, o alguien de arriba ha pedido que le den una manita de jabón…?

¿No es un engaño manifiesto no informar al lector de que el hombre que se queja de que le hayan arruinado la vida está mucho más pringado de lo que él dice? No quiero que mis preguntas suenen a reproche porque además, la pieza la firma un periodista al que no conozco pero que me parece un buen profesional.

Me resulta extraño que lo encabece con su nombre, pues si no está de acuerdo con el enfoque, porque se lo hayan impuesto, tiene siempre el derecho de renunciar a firmar ese artículo. Insisto: no quiero juzgarlo a él sino al hecho de que su diario decida dar ese espacio y ese trato que a mí me suena privilegiado a un ser que -supuestamente- ha podido robar dinero de todos nosotros. ¿Qué opináis?

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

1 Comentario

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies