Categories: Medios online y web 2.0Radio y TV

Caso La Noria: el poder de las personas

Tiempo de lectura: 12 minutos


.

Actualización del 20/11/2012: Mediaset España se ha querellado contra mí por amenazas y coacciones en el Caso La Noria, tal como publicó El País anoche a las 21h, doce horas antes de que me entregasen a mí la querella. Así que, obviamente, NO soy yo quien filtró los detalles del proceso judicial al que TeleCinco me somete.

Actualización del 27/11/2012: Telecinco retira la querella contra mí por el Caso La Noria.

Un post de 3.056 palabras y una presentación de 145 diapositivas, que contiene y enlaza 111 tuits y 109 artículos de medios y blogs. Eso es para mí el Caso La Noria, y he sido incapaz de resumirlo más. A otros, en cambio, les cabe en una frase: Lo que pasó con La Noria fue “un bulo mediático de grandes proporciones, una injusticia poco común que fue organizada como si mañana los hackers atacan el Pentágono. Así resume Paolo Vasile, Consejero Delegado de Mediaset (TeleCinco y Cuatro) lo que sucedió hace un año con su programa estrella de los sábados, a raíz de algo que yo inicié y miles de personas apoyasteis. Si seguiste el tema, habrás sonreído al reconocer que cualquier parecido entre las palabras de Vasile y la realidad es pura coincidencia ;). Ese ánimo del directivo de TeleCinco de querer tergiversar lo ocurrido me llevó a la conclusión de que debía resumir lo que podemos llamar el Caso La Noria para que la historia verdadera no se olvide y, como decía aquel, no estemos condenados a repetirla.

Por eso publico hoy (encima de este texto) mi análisis personal del Caso La Noria, que pese a sus 144 diapositivas se queda sólo con lo esencial, pues he prescindido de todo aquello que no aportara luz y he dejado de lado muchas vivencias personales que, por el momento, prefiero no compartir. Dentro de esta presentación hay enlazados más de 100 tuits relevantes y 109 artículos de medios y blogs que ayudan a entender qué ocurrió, más un impresionante análisis de los más de 127.000 tuits que hubo en aquellas semanas, y que nos han regalado los especialistas de Pirendo -¡gracias!-.

Pagar a un criminal o a un familiar suyo por hablar en la tele del delito, me parece una monstruosidad. No veo mal que hable, pero sí que cobre por semejante bajeza, y peor que un medio le pague. Hace muchísimo que eso me revuelve el estómago, y hace cuatro años que escribo de ello en este blog. Se cumple ahora un año del artículo con el que nació un movimiento cívico que, además de acabar derivando en el cierre del programa La Noria, cambió la historia de nuestra televisión. Ese movimiento que yo inicié y miles de personas apoyasteis, provocó que por primera vez en España un programa se emitiese sin publicidad, gracias a una reacción muy responsable de las marcas a las que pedimos que dejasen de respaldar conductas intolerables, como era el pago a criminales y delincuentes por hablar de sus delitos.

El artículo que provocó el cambio se titulaba Estas son las marcas que patrocinaron a la madre de un criminal y, lejos de querer censurar contenidos, era el último recurso después de muchos intentos anteriores (artículos en 2008, 2009, 2010 y 2011,) para evitar que las televisiones siguiesen pagando burradas a criminales y delincuentes por ir a los platós a hablar de sus delitos. Antes de la petición de retirada de la publicidad de La Noria hice otros intentos de solucionar lo que aún me parece un fallo por arreglar de nuestra sociedad. Apelé a políticos, a periodistas, a las cadenas de televisión. Lo último que se me ocurrió para parar esa locura fue pedir a las marcas que respondieran ante la sociedad de semejante perversión de valores: nuestros hijos no pueden crecer viendo que ser delincuente merece la pena. Y el 95% de las marcas actuaron muy bien, en un ejercicio impecable de responsabilidad. ¿Qué pasó aquellos días y en qué se ha traducido hoy nuestro intento de dignificar la televisión y el periodismo? Hagamos un repaso:

TeleCinco nos enseñó cómo NO gestionar una crisis de comunicación en la era de la web 2.0

Al negarse a escucharnos, Telecinco perdió una gran oportunidad de darle la vuelta a la crisis. En lugar de negar la realidad y echar balones fuera, la cadena podía haber asumido su error, cometido también por otras cadenas, y aprovechar la oportunidad en positivo para erigirse en la primera televisión que se comprometiera a no volver a contratar en adelante a delincuentes ni a sus familiares. Si lo hubieran hecho, no sólo habrían salvado La Noria sino que, de un plumazo, lo habrían convertido en un referente digno del aplauso unánime, y habrían salido reforzados en todos los sentidos. Por desgracia, prefirieron tirar a matar contra el mensajero, insinuar que yo tenía intereses espurios y que mi acción estaba impulsada por Antena 3. Como detallo en las diapositivas de arriba, su gestión de la crisis fue el ejemplo de cómo no manejar una crisis de comunicación en la era de la transparencia y la web de las personas.

Miles de vosotros hicisteis que el movimiento fuera imparable: gracias por implicaros y apoyar una causa justa

Esto no sucedió porque yo lo iniciase, sino porque todos vosotros creísteis que lo que alguien decía -daba igual quién- tenía sentido; miles pensasteis, como yo, que el emperador iba desnudo y que ese cubo de agua manchado de sangre llevaba demasiados años a punto de desbordarse. Decenas de miles de personas coincidimos en ver que era de cajón que un crimen no le dé al criminal ni a sus cercanos dinero ni fama por hablar de ello en los medios. Por eso os implicasteis comentando, mejorando, compartiendo en redes sociales, hablando con vuestras familias, enviándolo por email, publicándolo en los medios… A todos: ¡muchísimas gracias! Sí sirvió que nos mojásemos. Los pequeños cambios son la única forma de cambiar poco a poco lo que funciona mal en el mundo ;).

Nueve cosas que pasaron a raíz de lo que hicimos

  1. Las marcas respondieron de forma muy responsable. Yo pedí a las marcas que quitasen su publicidad de aquel programa y que se comprometieran públicamente a no volver a anunciarse en ningún espacio en el que se pague a delincuentes o familiares. Por eso, sólo puedo alabar a las marcas que supieron escucharnos y dieron ese paso valiente, empezando por Campofrío (sin su implicación no habría habido Caso La Noria). Entre las marcas hubo algunas que lo anunciaron en mi blog o en sus canales 2.0; sobre todo las primeras, que estaban siendo acribilladas en sus muros de Facebook, en Twitter e incluso con miles de correos y llamadas. Unas lo comunicaron de forma más visible y otras de manera más discreta, pero todas lo hacían a instancias de quienes se lo pedimos: me parecería cínico criticarlas por una cosa y por la contraria (por publicitarse y por dejar de hacerlo), más cuando encima les pedimos que se comprometieran públicamente. Otra cosa es que hubieran querido sacar partido de su decisión y, salvo excepciones contadísimas, las marcas fueron prudentes y responsables (he hablado después con muchas y me sigo reafirmando en que el 95% quieren ganar dinero con la premisa inequívoca de respetar los valores esenciales de nuestra sociedad).
  2. Cerraron La Noria, en lo que me parece un triste final para una crisis que podrían haber gobernado sin retirar el programa. Prefirieron que La Noria y su presentador sirvieran de parapeto y recibieran las críticas de todos durante meses, antes que pedir perdón. En su mente estaría no dar su brazo a torcer para que a nadie se le ocurriese pensar que, tras La Noria, podía caer su joya, Sálvame, que supone el 20% de los ingresos de la cadena.
  3. Las acciones de TeleCinco cayeron un 25% en Bolsa durante la crisis. Lo hicieron en un contexto bajista, pero el desplome fue durísimo y transcurrió además paralelo a todo lo demás que sufrieron: miles de noticias en contra, todos sus clientes de uñas -los anunciantes-, y una gran parte de la sociedad enfrentada a su bajeza de pagar a un familiar de un implicado en el crimen de Marta del Castillo.
  4. Telecinco suavizó su parrilla y blanqueó sus contenidos, eliminando los programas ‘Enemigos Íntimos‘ y ‘Resistiré, ¿vale?‘, y dieron instrucciones tajantes a sus productoras para rebajar el tono y los contenidos de Sálvame y del resto de sus programas más dados a la polémica.
  5. Suavizaron incluso la publicidad: Aunque en público nunca lo han querido reconocer, en Telecinco la crisis de La Noria está presente incluso en la admisión de anuncios. A unos amigos míos les negaron la emisión de un anuncio un pelín subido de tono diciéndoles: “este año vamos servidos de polémicas, no podemos permitirnos ni una más“.
  6. Desapareció el cheque en blanco de las marcas a las cadenas en su compra de publicidad: ahora se sofistica algo más la compra de publicidad, que antes se contrataba sin reparar mucho en el espacio concreto donde se emitiría tu spot. Sigue siendo una contratación compleja, en la que las cadenas eligen la frecuencia y los espacios, pero las marcas -a través de sus centrales de compra de medios- ponen más atención en los detalles de dónde y cuándo aparecen exactamente sus anuncios. Aunque leve, es un avance, pues la crisis hizo a las marcas anunciantes ser más conscientes de su responsabilidad de respaldar determinadas conductas no toleradas por la sociedad.
  7. El corazón dejó de tener su espacio en el prime time de los sábados: al quitar La Noria, crearon El Gran Debate, un programa que toca temas de actualidad social y política. Con todo el sesgo que quieras y con el sensacionalismo propio del medio televisivo, sí, pero es un programa mucho más digno que La Noria. Sigue habiendo aún mucha carnaza en las decenas de horas semanales de Sálvame, pero veremos por cuánto tiempo siguen exprimiendo un modelo de televisión que saben que es arriesgado y caduco…
  8. La petición al Gobierno de que se regule el pago a delincuentes por hablar de sus delitos en TV se debatió en el Congreso y en el Senado: La sensatez de 53.727 personas que firmasteis mi petición en Change.org de #nomascrimenpagadoenTV, y la sensibilidad de la diputada Ana Oramás (Coalición Canaria), hizo volar nuestra demanda, pidiéndole al Gobierno que regule para obligar a las televisiones a no pagar a delincuentes. Gracias a vuestro apoyo, se debatió en el Congreso (27/6), y en el Senado (26/9), en donde el senador Narvay Quintero defendió impecablemente la necesidad de regular.
  9. Las televisiones aprendieron a escuchar a la gente que opina de sus productos en redes sociales, y ello les da un termómetro utilísimo para saber qué contenidos gustan más, cuáles menos, y qué genera más rechazo. Si os fijáis, no sólo Telecinco sino todas las cadenas tienen internet, y Twitter especialmente, en su punto de mira para saber qué se opina de sus programas, para escuchar a sus espectadores y, por supuesto, para buscar que se viralicen sus contenidos gracias a un buen uso de las redes sociales.

Cuatro cosas que NO pasaron

  1. No se recuperó el dinero que cobró Rosalía García, la madre de El Cuco, por la entrevista, pese a que la fiscalía lo exigió, dado que esa mujer era responsable civil de su hijo (menor) y son los padres quienes deben 414.000€ por la condena. No, esos 10.000€ no pasaron por ninguna cuenta corriente y nunca llegaron a ser intervenidos. Actualización: Sí se recuperaron, aunque nunca se hizo público. Lo supe porque Telecinco incluyó en mi querella el papel del pago de los 10.000€ más IVA y el fax en el que confirmaron que ingresaron ese dinero en el juzgado a raíz de nuestra petición.
  2. No conseguimos que los delincuentes dejen de cobrar dinero por hablar en televisión de sus delitos. Hace pocas semanas, me consta que José María Ruiz-Mateos cobró de una televisión nacional por hablar de sus supuestos delitos. Y Mario Conde, otro delincuente que aún no ha pagado parte de su condena, fue entrevistado el mes pasado en TeleCinco, y no creo que fuera por amor al arte…
  3. TeleCinco nunca nos pidió perdón a los espectadores por lo que hicieron, y tampoco lo hicieron públicamente con la familia de Marta del Castillo. Sí se disculparon con los anunciantes, lo que acentuó aún más la falta de sensibilidad mostrada hacia Eva Casanueva y Antonio del Castillo, y hacia quienes les reprochamos su error de pagar a la madre de El Cuco.
  4. La propuesta de regular que le hicimos al Parlamento no salió adelante, porque encalló en la cobarde hipocresía del Gobierno del Partido Popular, que prefiere traicionar su obligación con los ciudadanos a los que debería representar que molestar a las cadenas de TV. Me parece un escándalo la repugnante hipocresía que el PP exhibe: no quieren evitar que un delincuente gane dinero en la tele, salvo que ese expresidiario se llame Mario Conde y les pueda quitar un escaño en las elecciones. El Gobierno del PP, desde su mayoría absoluta, ha impedido que se inicie un procedimiento legal para que los delincuentes no cobren por ir a la TV a hablar de lo suyo. Y eso se traduce en que el modelo sigue abierto si las televisiones lo siguen encontrando rentable. Familias de víctimas y ciudadanos tendremos que cruzar los dedos para que a las televisiones no se les ocurra pagar a otro verdugo o a sus cercanos por pisar la memoria de otra víctima en la tele.

Cuatro cosas que pasarán gracias a vuestra implicación

  1. No volveremos a ver a un asesino o a un violador cobrar por hablar de lo suyo en TV. Sí, en este punto hay que cruzar los dedos y es mucho presumir, pero creo que con lo que sucedió, no hay canal de televisión que se vuelva a atrever a contratar a un implicado en un delito de sangre para que nos restriegue su miseria moral desde la pantalla. Saben que si lo hicieran, seríamos cientos de miles los ciudadanos los que, junto con todos los anunciantes, nos opondríamos a semejante bajeza. Volver a las andadas sólo les reportaría riesgos.
  2. No veremos tantas entrevistas con asesinos, violadores y pederastas, por dos razones: sería arriesgado para una tele contratarlos y, si les ofrecieran ir gratis, no hay asesino que se deje entrevistar sin pasar por caja. Tras tantos años de escuela aprendiendo que ser delincuente e ir a la tele equivale a cobrar un pastizal, un asesino no va a un plató sólo por dar su versión de cómo retorció el pescuezo a su víctima, porque no es agradable sin dinero por medio.
  3. TeleCinco evolucionará hacia un modelo de colores pero más seguro para sus anunciantes, en el que siga aglutinando grandes audiencias y lo haga sin bordear la legalidad. Mediaset cotiza en Bolsa y no se quiere volver a ver en el centro del huracán; como cualquier empresa, son pragmáticos y buscan ganar dinero sin que les dé problemas. Además, los programas de corazón llegan sobre todo a amas de casa, público interesante para los anunciantes pero no suficiente: éstos prefieren llegar a espectadores más variados. La televisión que hasta hace poco les funcionó, hoy está agotada, y buscan formatos como La Voz, con los que la audiencia vibre y tengan además a las marcas locas por patrocinarlo e incluso por que sea el presentador (Jesús Vázquez) quien promocione sus productos. No, a Jordi González no se lo piden…
  4. Dejará de haber intentos de boicot de la publicidad. Después de lo de La Noria, hubo muchos intentos fallidos de utilizar el boicot contra un medio de comunicación, como si la clave fuera haber descubierto esa herramienta del boicot. En el Caso La Noria aprendimos todos, y lo que ocurrió fue gravísimo: era un asesinato en el que El Cuco y Miguel Carcaño escondieron lo más importante, el cuerpo del delito. Y sin cuerpo, se diluyeron las pruebas que podían haber condenado a más acusados. No lo olvidemos. Por eso, no podemos pensar que el boicot es una nueva herramienta utilizable cada vez que a alguien nos disguste un contenido televisivo, pues la comparación es patética. En mi caso, pedir la retirada de los anunciantes no fue una herramienta sino el último recurso. Y no creo que vuelva a funcionar más, porque espero que no se den unas circunstancias tan horribles y, sobre todo, porque creo que Telecinco ha debido de aprender de aquello. Pedir la retirada de la publicidad porque un programa o un medio critica a la Iglesia o tiene un contenido muy sesgado es absurdo e incomparable con lo que pasó en aquellos días: no se hacía un boicot por un contenido, sino por una aberración tan gigante como que el colaborador de una violación y un asesinato se iba a enriquecer por medio de una entrevista a su propia madre y tutora civil.

Por eso, las 6 ó 7 peticiones de retirada de anunciantes que ha habido desde la de La Noria, me merecen respeto; pero no las apoyo. Los anunciantes son quienes financian los contenidos, pero no creo que deban entrar a manejar ellos esos contenidos, pues entonces se cambian completamente los papeles y se entra en un juego peligrosísimo, perjudicando la libertad de expresión. Los medios tienen que tener un margen suficiente para diseñar sus contenidos, aunque siempre conscientes de que no todo vale.

Lo que por el camino aprendimos…

Lo vivido nos ha enseñado a todos muchas cosas, y a las televisiones les ha hecho aprender que hoy el consumidor tiene una voz que no pueden dejar de escuchar. Están obligadas a hacer productos que gusten más a unos y menos a otros, pero que no puedan ser objeto de protestas como aquella, que reunió a cientos de miles de españoles y a casi 50 marcas de forma unánime. Muchos seguiremos luchando para que el cambio histórico que todo esto ha supuesto para la televisión en España sea irreversible. Aún falta una regulación, que el Gobierno del PP ha decidido NO impulsar para no enfrentarse a las televisiones privadas en una legislatura en la que las necesitan de su lado. Así me lo han dicho en privado y así lo han expresado en público al negarse a aceptar la proposición no de ley de Coalición Canaria.

Mientras, familias como la de Marta del Castillo, la de Sandra Palo o la de Ana Jerez tendrán que conformarse con cruzar los dedos muy fuerte y soportar que sus asesinos puedan aparecer de nuevo en cualquier medio haciéndose las víctimas y ganando dinero a costa pisar a sus hijas asesinadas y de remover otra vez más sus maltrechos corazones.

Ni me resulta agradable ni es práctico ser enemigo de ninguna gran empresa, pero sigo y seguiré comprometido siempre contra quienes desde el gobierno consientan o desde los medios perpetren la bajeza de pagar a delincuentes. Si conseguimos que los criminales y delincuentes económicos no ganen dinero en TV u otros medios a costa de sus delitos, será bueno para las marcas, los espectadores, los medios de comunicación y el periodismo; y, por supuesto, para las familias de las víctimas. Ellas han dado sentido a todos nuestros desvelos.

¿Te gusta la comunicación y la publicidad? Suscríbete al blog por email o RSS, en Facebook o sígueme en Twitter.

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

View Comments

  • Estos de Tele5 parece que no se enteran. Pueden hacer su TV de mierda mientras no se agiten demasiado las conciencias, pero si se ponen chulos, nosotros somos más y la tele depende de nosotros.

  • Pablo Herrero tu sigue así, así de chulo y prepotente. Tal y como va el país lo único que haces es poner más en crisis tanto al pueblo como a comercios, establecimientos, etc. Vergüenza te debería de dar solicitar que no compremos productos. ¿Le has dicho a tus lectores que tu rabieta con Telecinco es porque no te contrataron? ¿Qué pensarían ellos si supieran que tus pataletas son solo de niño caprichoso? Sabes una cosa, si pagas los 3 millones de euros, seguro que España ira mejor. Incompetente.

  • Es una verguenza lo de la tele5basura, utilizar en vano la justicia.
    Deberían caerle las costas del juicio por impresentables y temerarios.
    Condena a tele5.

  • Buen día Pablo Herreros.

    Desde colombia lo necesitamos con urgencia. SI puede escribirme un correo se lo agradeceré tanto tanto!!! Estamos viviendo algo "similar" y ya estamos en camino...

    Un saludo
    daniel

  • Hey, se nos esta pasando algo, la clave es el productor del programa, ¿no es el quien realmente piensa-crea- dirige la creacion de contenidos?, pongamoslo adelante de esto ...

  • Al tio Paco:
    Creo que tienes problemas mentales, quizas eres epileptico, pues seguro que te deben coger arranques de histeria.

  • Lo siento pero pareciera que intenta Usted tapar el Sol con el dedo, sin descartar segundas intenciones menos inocentes.

    Mal que le pese, lideró, sí. ¿Es eso egocentrismo? Pues coloque, antes y después, a todos cuantos han tenido una idea, la han defendido, han obtenido el apoyo suficiente para conseguir sus objetivos y logrado el resultado que buscaban.

    Se me vienen a la memoria unos cuantos miles de nombre: inventores, políticos, artistas plásticos, escritores, cienastas, filósofos...

    ¡Ah! ¡Ya! Lo que está mal es afirmarlo.

    Jamás la falsa modestia borró la calidad de los méritos.

  • 1º ¿falacia?:
    bueno haber si nos aclaramos sifnifcado de liderar: 1 Dirigir un partido, grupo o movimiento: fue elegido para liderar la expedición; el bloque de países industrializados capitalistas, liderados por Estados Unidos.
    2 Ir en cabeza de una clasificación o competición deportiva: su equipo lidera la clasificación por etapas.
    yo m quedo con la segunda ya q queda bien claro a quien le an puesto una querella ni a ustd. ni a mi .
    2º ¿falacia ?:
    USTD. se refiere a un programa de TVE q lleva años haciendo ,a mi entender es una televison publica q no solo los programas no tienen publicidad en spots sino q tb peliculas etc. lo q no pasa con las cadenas privadas en las cadenas privadas si q fue el primer programa sin emitirse sin publicidad.

  • Pablo, ánimo y sigue luchando

    Sobre los comentarios de egocentrico y otros....... Cómo me repatea la gente en España que solo empuja el colectivismo y quiere matar al individuo. Si alguien lidera algo y se pelea con algo hay que individualizarlo. La historia la hacen las personas en individualidad. No puedo comprender como en España nos gusta que nadie sobresalga, como matamos a los héroes y como acusamos enseguida de arrogancia o egoismo a alguien que se parte la cara por cambiar las cosas.

1 2 3 18
Share
Published by
Pablo Herreros
Tags: "La madre del cuco""Miguel Carcaño"#todosconpablobuen periodismocaso la noriacasolanoriacuatrodignidad periodismodignificar periodismoel caso la noriael cucoentrevista madre cucoentrevista madre del cucofeaturedfrancisco javier garcía marínjavier delgadola noria telecincola-norialavozdepablomadre cucomadre de el cuco entrevistamadredelcucomarta del castillomediasetpaolo vasileperiodismoredes socialesrrsssocial mediasocialmediatodossomospablo

Recent Posts

  • Medios online y web 2.0

Storytel: escucha audiolibros recomendados por un buen precio al mes

Si hace unos años estalló el fenómeno de Spotify y hace algo menos, el de Netflix, la próxima tendencia son…

7 días ago
  • Publicidad

Anuncio Golf GTI 2018: Volkswagen se ríe de la sostenibilidad en su último spot

Si eres el PSOE de Andalucía o eres el Partido Popular, no puedes hacer una campaña de publicidad riéndote de…

2 meses ago
  • Comunicación

El libro de SinAzucar.org: canela en rama para tu vida

Se acaba de publicar El libro de sinAzucar.org (Pluma de Cristal, 14,20€), que es además un regalo perfecto para que sorprendas en…

2 meses ago
  • Personal

‘Comunicación se llama el juego’ cumple 10 años y regalo 10 libros dedicados para celebrarlo

Hace 10 años que publiqué el primer artículo de este blog. Y como cualquier excusa es buena, para celebrarlo regalo…

5 meses ago
  • Comunicación

Adiós, posverdad: que tengas un mal viaje

Las ‘fake news’ (noticias falsas) y la ‘post-truth’ (posverdad) fueron las reinas del baile de la actualidad en 2016 y…

5 meses ago
  • Comunicación

Sobre el cambio rumbo de Pepephone y el nuevo proyecto de Pedro Serrahima

Ayer El Español publicó un artículo de opinión mío que causó gran revuelo en redes sociales y fue durante todo…

6 meses ago