A la Casa Real y a González Pons les pueden salir caros sus fallos de comunicación