¡Ole la publicidad que te encoge el corazón!
Cuando la palabra ‘regalar’ pierde su significado
Me cansé del ‘tocomocho periodístico’