¿Se puede poner fin a la bajeza moral de la televisión?