Deliciosa calma: así se preocupa Campofrío por las mujeres

Tiempo de lectura: 1

Campofrío lleva muchos años dando con la tecla de unir responsabilidad social con emoción. Su comunicación y su publicidad son brillantes y, lo que es más difícil, coherentes con una política basada en la gestión ética. Hoy os traigo una pieza publicitaria de chuparse los dedos o de comerse el sombrero. Porque además, la cosa va de comer…

¿Cómo promocionar su marca Pavo Frío entre quienes más compran? Haciendo un homenaje a las mujeres que parece pensado por el club de Malas Madres. Humor en vena y un apoyo cerrado a esas heroínas de nuestra sociedad que trabajan más que nadie. El resultado es de ovación cerrada y con sorpresa almodovariana final. Lo tienes en el vídeo de arriba.

Como explican en Reason Why, “la campaña no se limitará a la pieza en televisión, sino que se llevará a un local real donde, como se puede ver en el spot, las mujeres podrán pedir platos antiestresantes firmados por la chef Susi Díaz. De hecho, los platos estarán elaborados con ingredientes que, según la Universidad de Berkley, ayudan a aliviar el estrés.

El restaurante “La Contraseña”, situado en la calle Ponzano, 6 de Madrid, será el local que dé vida a la “Deliciosa Calma” los días 19, 23 y 31 de mayo y 7 de junio. Eso sí, solo estará disponible para mujeres“.

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

4 Comentarios

  1. Avatar
    María mayo 14, 2016

    Lo del Club de las malas madres no entra ni con vaselina ni con calzador, pero bueno, se supone que con tu integridad y honradez tendras razones objetivas como comunicador para aludirlo sin otros intereses detrás.

    Responder
    • Avatar
      Pablo Herreros mayo 16, 2016

      A mí sí me ha recordado, María. Y me puedo equivocar o podemos no coincidir. Lo de faltarme al respeto con tu insinuación final, quizá sobre. Saludos

      Responder

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies