¿Dirige Pecas la comunicación del PP?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Esperanza Aguirre con Pecas, su perro (Foto: Huffington Post)

Al PP no le ha faltado piel, como dicen en referencia a su comunicación. Lo que le ha faltado es corazón. Antes y después del 24M. Y les ha sobrado soberbia, mal perder y falta de escrúpulos. El espectáculo que hemos tenido que padecer en las últimas semanas ha sido bochornoso. Pero los tres días que llevamos tras las elecciones son aún más difíciles de creer si tienes un poco de sentido común. Algunos líderes del Partido Popular -con Esperanza Aguirre como vergonzoso puntal- están llegando a perder los papeles hasta un punto inaudito.

Si hace un tiempo decían aquello de los perroflautas de… “que se presenten a las elecciones“, ahora que lo han hecho y han obtenido muy buenos resultados, dicen: “El 24-M puede derivar en la Alemania previa a Hitler” (lo dice Yolanda Barcina, la sobrecogedora Presidenta de Navarra que tuvo que devolver 68.000 euros de dietas por el escándalo de que cobrase por ir a plenos de Caja Navarra, a veces dos dietas en un mismo día). “Tienen el gobierno que han elegido, dice Rita Barberá, que ya está siendo investigada por su supuesta corrupción.

Pero la palma se la lleva Esperanza Aguirre. Primero nos faltó al respeto presentándose a unas elecciones sin un programa de lo que iba a hacer si era elegida. Luego intentó desprestigiar a Manuela Carmena tachándola burdamente de ser cómplice de ETA (a una señora jueza que es Premio Nacional de DDHH, compañera de los cinco abogados tiroteados en Atocha, Relatora de la ONU, luchadora por la democracia en el franquismo…). Mira estas 13 cosas de Manuela Carmena que no sabías sobre ella.

Y por último, pasadas las elecciones, Esperanza habla de Ahora Madrid como “un partido que quiere utilizar la alcaldía para romper el sistema democrático” y como “una fuerza política que no está en nuestro sistema democrático constitucional”. Ni una palabra usaré para desmentirla (ya lo ha hecho mejor Carlos Huerga).

El alcalde de Valladolid, León de la Riva, famoso por su profundo respeto a las mujeres y a la democracia, se ha pegado la juerga de firmar contratos hasta 2019 pese a estar en funciones. Lo mismo que Ana Botella, que ha dejado el regalo de 3.500 millones de euros firmados con constructoras. Cospedal hizo un pucherazo al cambiar la ley a su favor, que en cualquier país sería motivo de procesamiento, y aun así perderá la presidencia de su comunidad.

Con todo, estos ejemplos ni siquiera incluyen la basura que aparecerá debajo de las alfombras de las instituciones que han gobernado. Pero bastan para hacerse idea del nivel de putrefacción moral al que han llegado. Rajoy sigue diciendo que les ha faltado comunicación. Ni siquiera se dan cuenta de que lo que comunica hoy por ellos -y por todos- son los hechos, y estos los retratan como a tahúres.

Tomar a los ciudadanos por idiotas es uno de los errores en los que perseveran. Ahora Madrid (Manuela Carmena) ha tenido 519.210 votos, frente a los 286.973 votos conseguidos en Madrid capital por Podemos en las autonómicas. ¿Qué significa eso? Que en el medio millón de madrileños que votó a Carmena hay muchos que no votaron a Podemos.

¿Es consciente Esperanza Aguirre de que insultando a Carmena está faltando al respeto a medio millón de madrileños? ¿No se le ha ocurrido que esa actitud de malos perdedores es la que ha hecho que tanta gente les dé la espalda? Hasta Pecas, el perro de Esperanza, se niega a seguirla. Salvo excepciones lúcidas, los dirigentes del PP se resisten a respetar lo que la gente vota o a dar opción a coaliciones que a ellos no les gusten. Siguiendo la idea de Esperanza Aguirre, el PP ofrecerá pactos en todos sitios de España para impedir que Podemos gobierne.

Como mucha gente ha votado a Podemos, el PP se propone impedir que gobiernen. ¿Es que nadie en ese partido se da cuenta de que con esa decisión alargarán más aún su agonía y su divorcio de la realidad? Impedir que gobierne Podemos, como estrategia. Visión a largo plazo. Y Esperanza, con el peor resultado de la historia de Madrid, como líder de esa genialidad. Si siguen con ese nivel, no les va a quedar ni piel cuando lleguen a las Elecciones Generales. Y por supuesto, tendrán que volcarse otra vez en comunicar, no sobre lo que ofrezcan ellos, sino sobre el apocalipsis que traerá Ciudadanos y el que traerá Podemos. Me pregunto si no será Pecas quien dirija de verdad la comunicación del Partido Popular. Ni piel, ni neuronas…

Nota: Foto tomada de El Huffington Post.

¿No te has suscrito, alma de cántaro…? ;) Recibe los próximos posts por email, en Facebook o sígueme en Twitter.

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

2 Comentarios

  1. Avatar
    jorge mayo 29, 2015

    con todo lo que han robado, no lo levanta con comunicación ni Goodwill. 😉

    pero no entiendo la doble vara de medir. Si el PP, siendo el más votado, busca pactos para que no gobierne Podemos, es que han perdido el norte y están gagás. Pero si son todos los demás los que pactan para que no gobierne el PP, entonces es matemática democrática.

    A mí no me gusta ni PP ni Podemos, pero sí tengo claro que las reglas han de ser para todos igual y 21 es más que 20 en España y en Sebastopol, así que la iniciativa para los pactos la tiene el que más escaños/concejales tiene. Se llame PP, Podemos o Perico el de los palotes. Y si no llega a acuerdos, inicia ronda el siguiente más votado. Pero si queremos ser democráticos, debemos respetar las reglas y ser coherentes con los análisis.

    Responder

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies