El portavoz Rafael Hernando actúa como el bombero pirómano

Tiempo de lectura: 3 minutos

El vídeo que hay sobre estas líneas es una intervención de hoy del portavoz del Partido Popular en el Congreso, Rafael Hernando. Si no quieres ver los 45 segundos, ve directamente a los 15 últimos y juzga por ti mismo.

Así actúa el portavoz del partido al frente de un gobierno en funciones. Relaciona a Podemos con “el manual del golpista”. Le preguntan los periodistas: “¿Está llamando golpista a Podemos?” Y contesta: “Noooo, para nada. Eso son interpretaciones de usted“. Y sonríe con cinismo. ¿Se puede uno comportar así en el ejercicio de un cargo público…?

Lo mejor es que lo dice un día después de una macrorredada de corrupción contra el PP en la que se ha detenido a 24 personas por un supuesto cobro de comisiones millonarias de obras públicas, y a los que se acusa también de financiar ilegalmente a dicho partido. Y hace solo unas horas, se ha abierto investigación contra el expresidente de Murcia, también del PP, y también por supuesta corrupción urbanística…

En cualquier otro momento, sería feo que ese portavoz faltase al respeto de forma tan clara a unos representantes públicos -los de Podemos- y a sus millones de votantes. Que esa sea su actitud al día siguiente de semejante vergüenza para la democracia (y para su partido) es, sencillamente, un insulto a la dignidad de los españoles. Como dice este tuit con los nombres de los 171 imputados del PP por corrupción en este momento, “no son manzanas podridas […], sino un árbol” entero.

Si un marciano bajase a la Tierra, concluiría sin dudar que el líder de ese partido repetirá como presidente del gobierno porque tiene ya todos los votos atados. Eso es lo increíble, que Rafael Hernando se comporta así cuando debería sacar su cara más responsable y amable para facilitar que otros partidos apoyen la investidura de Mariano Rajoy.

Pero no es un fallo de comunicación de un portavoz que se extralimite en sus funciones: las declaraciones de Hernando haciendo amigos se acompañan de las de su jefe, Rajoy, que en lugar de negociar apoyos a cambio de hacer cosas buenas que sean apoyables, dice por todo argumento para ser renovado que “España necesita estabilidad“. O yo, o el caos.

¿Estabilidad es que los corruptos nos roben dinero a todos de forma estable? Tras otro más de los escándalos, otro de los cientos de casos “aislados” de corrupción de su partido, el presidente en funciones no tiene una sola palabra de autocrítica por su responsabilidad en vigilar que toda una región -supuestamente- se llevase nuestro dinero a manos llenas.

Es el presidente que le decía a Rus “yo te quiero, Alfonso; coño, te quiero. Tus éxitos los considero mis éxitos“:

El mismo que decía allí “yo quiero que lo que ha pasado aquí pase en muchas otras regiones de España“, “estas son mis credenciales: la gestión del ayuntamiento de Valencia, y la Comunidad, y Xátiva, y Alicante, y Castellón…estas son mis credenciales“:

Si esas son sus credenciales, podemos estar tranquilos. Hernando tuvo otra idea brillante ayer al contestar sobre la redada en Valencia recordando que el PSOE está pringao en los ERE de Andalucía. El caso del PSOE es repugnante, exactamente igual. Pero mencionarlo como defensa es, además de infantil, otro puñetazo en el estómago a los sufridos ciudadanos, a los que la mierda de la corrupción de ambos partidos nos asquea hasta el punto de haber votado en masa a dos partidos nuevos.

Me pregunto qué dirían Hernando y Rajoy si en vez de estar en fase de buscar alianzas, estuviesen ya formando parte de un gobierno investido y con plenos poderes y no de uno en funciones. Y estos dos políticos del PP no son los únicos ni son el único partido que antepone sus intereses a los de España.

Sería un milagro que los cuatro partidos pensasen en nosotros. Antes de hacer lo que sea bueno para los españoles, me temo que vigilen más por su propio beneficio que por el nuestro. Ojalá no, pero veremos… ¿Qué más tiene que pasar para que nuestros políticos dejen de vivir en Marte?

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

0 Comentarios

Aún no hay comentarios

No hay comentarios todavía, pero puedes ser el primero en hacerlo.

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies