Fundación Príncipe de Asturias: en vez de un vídeo institucional, uno precioso

Tiempo de lectura: 1

Fotograma del vídeo de la Fundación Príncipe de Asturias

No sé si conoces a Nicolás Alcalá, pero es un cineasta que ha hecho historia. Con una edad insultante, él y su equipo se convirtieron en pioneros al conseguir que 5.000 personas financiásemos su primera película: El Cosmonauta. Con crowdfunding llegaron más alto de lo que nadie lo hizo, y con sólo 21 años entonces. El modelo fue un ejemplazo de comunicación, de recaudación y de búsqueda de nuevos caminos para sacar adelante un trabajo artístico.

Presentado Nicolás, os cuento por qué hablamos hoy de él: la Fundación Príncipe de Asturias le encargó un vídeo institucional. Y claro, él no iba a hacer un encargo así de aburrido sin sacar los pies del tiesto. ¿El resultado? Tres minutos de vídeo no-institucional que no te dejarán indiferente:

Enhorabuena a Nicolás por esa obra de arte y a la Fundación Príncipe de Asturias por demostrar que ser una institución antigua no está reñido con innovar. Ojalá su transgresión contagie a otras instituciones de rancio abolengo que creen que ser serios es parte de su obligación. No, hoy hay que llegar al corazón de la gente. Y para eso, nada mejor que ponerles el dedo en el corazón.

¿No te has suscrito, alma de cántaro…? 😉 Recibe los próximos posts por email, en Facebook o sígueme en Twitter.

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

2 Comentarios

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies