Gatos [Vídeo]: el PP hace de la mediocridad, virtud

Tiempo de lectura: 2 minutos

Sobre estas líneas tienes el primer vídeo de campaña del Partido Popular, que es una ingeniosa forma de coger el rábano por las hojas. El spot presenta a una chica que tiene 122 gatos, no porque le gusten, sino porque ella está en contra de los perros. Así que, usando el humor y la ironía -y no sin ingenio- el Partido Popular alude con la parábola al hecho de que haya millones de españoles dispuestos a votar a otros partidos solo porque están en contra del suyo.

¿Dónde está el fallo en esta estrategia? En su esencia: que para ilusionar a un país entero para que vote a tu partido (y a tu candidato) tengas que apelar a que no se puede actuar por resentimiento, lo dice todo sobre la nula capacidad del PP para enamorar al votante con sus propias virtudes.

El Partido Popular busca así conquistar el voto oculto, ese de aquellos que sienten vergüenza de apoyar a un partido lleno de casos aislados de personas condenadas o procesadas por robar dinero de todos o por desviarlo para terceros. Intentan, con el símil de los gatos, que los votantes que quieren sentirse en paz con su conciencia votando otras opciones, se replanteen su voto de castigo. La paradoja es que su lema de campaña es, qué ironía, #AFavor.

Como ardid publicitario, el salto gatuno del PP me parece curioso. Pero no deja de ser eso, un salto; una elipsis sobre la realidad tan penosa que rodea a este partido y a quien se presenta como su candidato contra la opinión de todos. «No nos castigues por lo que hemos hecho«, parece querer decir; como si un ladrón al que la víctima pilla infraganti, se arrodillara para pedirle que le perdone por haberle robado.

¿Funcionará? Dependerá de cuántos casos más de corrupción -o nuevos datos de los conocidos- emerjan de aquí al 26J; de cómo de presentes estén en la mente del posible votante del PP nombres como el de Rita Barberá y esa sensación que la envuelve de ¿Verdad, Rajoy, que no nos vamos a hacer daño…?

A mí, como español, como demócrata, como ciudadano ofendido por tanta falta de principios, me da profunda tristeza que el partido con más votantes de mi país no tenga nada de qué presumir. Es para llorar. Cuando pasen cinco años y España deje atrás esta época política tan espantosa, cuando se nos olviden tantos Bárcenas, tantos Granados, tantos Chaves, tantos Griñanes…recordaremos este vídeo como lo que fue: el síntoma inequívoco de que la podredumbre moral nos inundó durante años mientras nosotros lo consentimos de manera inexplicable.

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

4 Comentarios

  1. Avatar
    Elena junio 07, 2016

    Es lamentable. Usando el viejísimo truco de utilizar lo que más mola en internet (los gatos) y, si rizamos el rizo tratándonos a los amantes de los gatos de tontos (y además una chica, qué casualidad) Entre esto y la versión bochornosa merenguera de su himno (¿en serio pretenden alegrarnos la vida?) no hace más que el ridículo. La cosa se quedaría ahi si no tuvieran una base de votantes tan fiel que les importa un pimiento su estilo comunicativo, les guste o no, van a votar PP si o si.

    Y lo que nos queda por ver

    Responder
  2. Avatar
    alejandro junio 07, 2016

    La chica parece zombificada….

    Responder
  3. Avatar
    alejandro junio 07, 2016

    Y por cierto… ¿y el por favor donde está? Este partido popular no tiene educación ninguna ni en sus spots.

    Responder
  4. Avatar
    Gregorio Rivas junio 09, 2016

    Normalmente la comunicación política en España es mediocre y la del PP es un ejemplo tipo de eso que es normal. Rápidamente se descubre que el comunicador subestima a sus públicos, apostando por la simple presencia. Por supuesto, la estrategia no existe; las tácticas paulovianas no lo son.

    Responder

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies