La bombería de Campofrío: los principios por manguera

Tiempo de lectura: 2 minutos

Mejor con agua fría, que la fría siempre apaga más“, decía el gran Miguel Gila. Pero Campofrío no le ha hecho caso y ha usado agua cálida, la de la calidez de la gente de Burgos. Bombería se llama el spot de la marca de embutidos de este año (vuela a verlo, que lo tienes sobre estas líneas).

Cuando a una empresa le toca una crisis de comunicación, se la juega en sus acciones. Y si esa empresa lleva años haciendo de los principios bandera, se la juega a todo o nada. Cuando un incendió arrasó hace un mes la fábrica burgalesa de Campofrío, la compañía lo tuvo claro y apostó sin dudarlo por mostrar su compromiso sin reservas: levantarían el vuelo de nuevo y mantendrían los puestos de trabajo. Hasta ahí, palabras.

Pero cuando de eso se hace un eje de tu comunicación, con anuncios en los periódicos, y se traza un plan para volver a levantarse, ahí se está pasando de las palabras a los hechos. Y en ese terreno, este anuncio ha sido el aldabonazo definitivo y el broche que pone en letras de oro el compromiso de la marca con la ciudad de Burgos y con sus públicos (clientes, proveedores, accionistas…).

Se ha mojado hasta el tuétano Campofrío. Sin vuelta atrás. Si mañana se les ocurriera buscarse la vida para no reconstruir esa fábrica -que era el camino más fácil y más rentable a simple vista- se cargarían para siempre su propia marca. Saben que ser social es un camino sin retorno: tienes que estar con las personas para lo bueno y para lo malo.

Una empresa que lleva cuatro años fundiéndose en un abrazo con la sociedad española, que hace piezas que la gente comparte porque representan la unión ciudadana frente a la crisis (económica y de valores), sólo tenía un camino: reforzar ese vínculo y demostrar que lo de estar al lado de los que sufren no va de farol; y por supuesto, Campofrío deja muy claro, con su referencia a la corrupción de los políticos, que vender chorizo no es lo mismo que serlo.

Enhorabuena a McCann, la agencia que un año más ha hecho la campaña, tras el anuncio de ‘Cómicos‘, el del ‘Curriculum de todos‘ y el de ‘HazteExtranjero‘. Felicidades también a Fofito, Chus Lampreave, Santiago Segura y Chiquito, los grandes cómicos de este precioso homenaje a Burgos y a sus ciudadanos y a los trabajadores de la empresa cárnica. Pero por encima de todo, enhorabuena a Campofrío por su sensibilidad y su rotundo compromiso.

Una cosa es hacer anuncios que conmuevan. Otra, muy distinta y al alcance de pocas marcas, es firmar a fuego que no dejarás de apoyar a las familias que dependen de trabajar para ti. Ese es el camino más difícil y en el que pocos directivos se meterían. Necesitas una visión muy actual para entender que, en la situación de Campofrío, la ética es a la larga, además del único, el camino más rentable para que su marca se incruste en el corazón de las personas.

 

¿No te has suscrito, alma de cántaro…? ;) Recibe los próximos posts por email, en Facebook o sígueme en Twitter.

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

1 Comentario

  1. Avatar
    Mariano diciembre 20, 2014

    Me declaro fan incondicional de los anuncios navideños de Campofrio, porque el mensaje que llevan es muy real y sobretodo muy sentido.
    Gracias CAMPOFRIO.

    Responder

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies