La cárcel le devuelve a Ortega Cano la ilusión…y algo más

Tiempo de lectura: 3 minutos

IMG_3142

¿Ves esa portada? Es la de la revista Diez Minutos de esta semana. ¿Y ves bien esas letras rojas que dicen “FOTOS EXCLUSIVAS”? Te lo traduzco: todo apunta a que el torero José Ortega Cano usó parte de su permiso de seis días en Navidad para hacer caja a cuenta del morbo de sus delitos.

Encarcelado por el homicidio de Carlos Parra, el matador parece haber aprovechado la salida de la prisión unos días para ganar dinero gracias a la revista Diez Minutos, que le habrá puesto -presuntamente- un jugoso cheque en su mano. ¿A cambio de…? Darse en los morros con su novia delante de las cámaras.

Ah, entonces es un dinero que le llega por hablar de amor, y no por sus delitos… pensarás tú. Siento desilusionarte pero el reportaje de Diez Minutos se compone de una portada y siete páginas interiores en las que -salvo las citadas imágenes acarameladas de la pareja- todo lo demás es morbo y lenguaje carcelario.

¿Tampoco se habla de toreo? Ni una palabra. Como muestra, un botón (la entradilla):

En su primer permiso, tras ocho meses en la cárcel, el diestro ha posado con su pareja en una finca familiar privada para DIEZ MINUTOS. Más rejuvenecido y sereno, ha hablado de sus planes de futuro y de su familia para después volver a la prisión de Zaragoza.

He repasado todo el texto y entre las palabras prisión y cárcel suman 17 menciones. Haciendo uso del derecho de cita, pongo aquí, sacadas de su contexto, solo algunas de las referencias que se hacen en el texto sobre la situación actual de Ortega Cano:

permiso penitenciario tras ocho meses en prisión   […]   planea casarse “cuando esté fuera de prisión”   […]   de cara a estos seis días de libertad fuera de la cárcel de Zuera   […]   “en prisión hay mucho tiempo para pensar”   […]   Espera salir definitivamente de prisión   […]   estos meses en prisión le han hecho asimilar las cosas   […]  “al estar cumpliendo una condena asumes todo”   […]   Ortega volvió a prisión el domingo 11   […]  “no hay más remedio, el cumplimiento es el cumplimiento”   […]   Espera seguir contando con nuevos permisos   […]   a disfrutar del tercer grado, lo que le obligaría a  ir a la cárcel solo a dormir.   […]   con arreglo al reglamento penitenciario   […]   Este primer permiso lo ha concedido el juez de vigilancia penitenciaria   […]  la condena de los dos años, seis meses  y un día a los que debe hacer frente.

¿Y los pies de foto? También llenitos de barrotes, pues salvo las fotos del jardín, y un par de ellas de sus hijos, las imágenes son todas del reo entrando y saliendo de la cárcel o sentado en el banquillo. Además hay dos grandes faldones con fotos y titulares en llamativo color rojo: “REJUVENECE EN 256 DÍAS” y “LAS FECHAS DE LA TRAGEDIA”.

Entonces, ¿el torero no pidió perdón a la familia de Carlos Parra en estos días de permiso? Algo así, si bien jamás ha reconocido su culpa ni ha asumido de manera explícita los hechos por los que fue condenado. Aun así, parecía que sus palabras de cariño hacia la familia de la víctima eran sentidas. La pena es que eso lo acompañe de querer rebañar un aguinaldo navideño con una exclusiva. Le ha faltado de nuevo sensibilidad para saber que no era el momento.

Mucho me temo que cuando salga planea cobrar por seguir jugando en el filo de la navaja: “se ha adaptado bien al régimen carcelario […] y aprovecha para leer, rezar y contestar las cientos de cartas que recibe. Incluso está escribiendo sus memorias para publicarlas una vez que quede en libertad“. Me encantaría que esas memorias hablasen mucho de toreo; pero igual su editorial y él tienen otros planes que incluyan hacer caja y promoción en algún plató. Veremos. Hoy, me pregunto qué le parecerá la exclusiva de Diez Minutos a la familia del fallecido…

¿No te has suscrito, alma de cántaro…? ;) Recibe los próximos posts por email, en Facebook o sígueme en Twitter.

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

1 Comentario

  1. Avatar
    Patricia Enero 21, 2015

    Eso mismo pensé ayer cuando vi la portada de la revista, “Salió unos días para hacer caja?” Hasta cuando vamos a seguir con el marujeo sensacionalista y morboso de estar viendo en los quioscos este tipo de portadas de revistas y encima saber como se le paga a delincuentes para vender más revistas. Desde luego que memoria mas selectiva tenemos.
    Que asco le tiene que dar a la familia de Carlos Parra verle la cara a este impresentable en cada quiosco por donde pasan. Pero hacia donde vamos!

    Responder

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR