Tiempo de lectura: 7 minutos

Pablo Herreros

Contáctame por email: pabloherreroscasa(arroba)gmail.com

Pablo Herreros

Pablo Herreros, periodista nacido en Madrid en 1973, aunque me hubiera encantado nacer en Jerez, la cuna del arte (mis padres ni me consultaron). Me gusta ser activista y, en mis ratos libres, trabajo en comunicación como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de mí desde 1994. También soy profe asociado en la escuela The Valley, autor desde hace 8 años de este blog, Comunicación se llama el juego, sobre periodismo, comunicación, web 2.0 y publicidad y asesor pro bono de la Asociación Española de Fundraising (AEFr), cuyas entidades representan al 90% de los donantes de España. Desde 2008 sueño con que los criminales no ganen dinero por hablar de sus delitos en TV. Creo que hoy el El poder es de las personas, y así titulé mi primer libro (2013, Editorial Léeme Libros). En cuanto te descuides, me escapo a bailar con alguna de mis pasiones: Nueva York y el flamenco. Me tienes en Twitter ;).

Si te aburres mucho y te quieres tragar un rollo patatero de mí, allá tú…Soy Pablo Herreros Laviña, y ahí tienes información de mí pa’hartarte…

Mi perfil profesional

Pablo Herreros. Licenciado en Ciencias de la Información (Periodismo) por la U.Complutense. Tras colaborar con medios, en 1994 me incorporé a Goodwill, agencia de comunicación que había fundado mi hermano mayor, Javier, dos años antes. De su mano me fui formando en esto del periodismo empresarial y juntos hicimos crecer nuestra pequeña compañía, que hoy cuenta con un gran equipo de ocho profesionales (bueno, Javier, que es un poco mayor que yo, fue el impulsor de la idea y yo entré por puro enchufe, pero los demás sí son muy buenos).

En 2000 se me ocurrió crear la web www.goodwill.es, y fuimos así la primera agencia de comunicación de España con una aplicación de gestión de contenidos para los periodistas. Hoy seguimos innovando, aprendiendo y trabajando sobre comunicación digital, la evolución natural de nuestros servicios, que ya no se limitan al tradicional gabinete de prensa. Desde 2008 producimos y distribuimos videonoticias de nuestros clientes para medios online y redes sociales. También ayudamos a las organizaciones a aprender a enfocar la comunicación 2.0, les damos formación, monitorización, hacemos proyectos de consultoría, creamos contenido para blogs y gestionamos perfiles de las organizaciones en medios sociales.

Hoy, Goodwill es una agencia pequeña que se enorgullece de competir de tú a tú con multinacionales. Nuestra pasión por lo que hacemos consigue buenas acciones de comunicación para nuestros clientes. En estos 20 años, hemos trabajado para marcas como TelePizza, Iberdrola, Don Piso, Bang & Olufsen, Catenon, Nielsen, Aegón, Gameloft, Espasa, Universidad Carlos III, UAM, Instituto Británico, Segundamano, Pirelli, Viñas del Vero, Wilkinson, 11811, Bankia…

Hoy tengo la suerte de compartir la dirección de la empresa con mi hermano Javier, y de realizar un trabajo precioso para clientes de todo tipo. Él dirige la comunicación tradicional y yo la comunicación digital. También colaboré con una sección sobre blogs y medios sociales que hacíamos en el programa de Juan Ramón Lucas En días como hoy (RNE). Desde mi blog reflexiono sobre el periodismo y la comunicación, en una época de crisis de valores que nos exige ser más creativos y críticos, para aprender del pasado y crecer en el presente.

Como profesor, comparto mi experiencia en comunicación como profesor asociado en la escuela de negocios The Valley Business School, y como invitado en distintas universidades como la Universidad Carlos III, Universidad de Valencia, Universidad de Valladolid, Universidad Complutense, EEN o ESESA.

Conferenciante sobre comunicación 2.0 y web social: he perpetrado charlas como las de EBE (Evento Blog España), Branducers, Internet es tuyo, iRedes, Innosfera, inLugoy me estrené en el formato TEDx con la charla “El poder es de las personas”. 

Mi perfil como activista

Me gusta pensar que todos podemos mejorar un poco el mundo. Y no solo podemos sino que además, debemos. Si queremos superar la corrupción, tenemos que ser los ciudadanos quienes nos preocupemos de darle la vuelta a las cosas. El mundo no se cambia en un momento pero miles de pequeños cambios sí cambian el mundo. Nuestros hijos no pueden crecer viendo que ser delincuente merece la pena. Y hoy no tenemos excusa para no actuar: internet es el pegamento que nos hace poderosos.

Sí, sí…pero tú no te signifiques. Esa era la frase de cabecera de mi abuela. Sirvió de poco: mi padre fue uno de los nueve oficiales de la UMD encarcelados por Franco por luchar desde el ejército para implantar la democracia. Así, no es raro que yo haya heredado ese defectillo de ser activista en la mejora de la democracia, el periodismo y la transparencia. También crecí admirando a Manuel Gutiérrez Mellado, ‘El Guti’, primo de mi abuela a quien llamábamos Tío Manolo porque se criaron juntos. De pequeño creí que se jugó la vida el día del Golpe, y de mayor entendí que lo hizo no ese día sino todos, durante años.

Hasta 2008 perpetré muchas cartas al director que me publicaron. Ese vicio lo sustituí por mi blog, Comunicación se llama el juego, creado en 2008, con el que puse mi grano de arena en movimientos sociales contra la corrupción, como las protestas que cientos de blogueros hicimos contra la Ley Sinde, y su evolución posterior, #NoLesVotes. Aquello fue el antecedente en internet de lo que poco después explotó en la calle -transformado- y creció convertido en un movimiento de masas: el 15M.

También desde el blog y mediante una petición en Change.org, impulsé en octubre de 2011 el Caso La Noria para mejorar la ética en el periodismo televisivo, a raíz de la entrevista pagada a la madre de El Cuco (post y petición a los anunciantes en Change.org: “Retiren su publicidad de programas que pagan a familiares de criminales”). Fui el primero en decir el rey va desnudo, pero el caso fue histórico no por el quién sino porque lo que decía (“es monstruoso pagar a criminales por ir a la televisión“) lo compartieron miles de personas, que se implicaron.

En primavera de 2012, visité uno a uno a todos los grupos políticos del Congreso, creé este vídeo y esta petición y generé el movimiento #NoMásCrimenPagadoenTV para pedir una regulación que impida pagar a criminales y a sus cercanos por hablar de sus delitos en televisión. Y gracias al apoyo de decenas de miles de personas, se consiguió que el Congreso debatiera una proposición no de ley, que no se aprobó en la cámara baja y tampoco en el Senado.

No me di por vencido y con decenas de miles de firmas fui a ver al Gobierno para pedirle que liderase un acuerdo entre las televisiones. Perseverar en la búsqueda de una solución al problema me costó una querella que pudo arruinarme la vida (me pedían 3 años de cárcel y 3,7 millones de euros, además del embargo inmediato de mis bienes). Por suerte, la petición #todosconPablo, creada por Mario Tascón para salvarme -firmada por 170.620 personas- y la presión responsable de muchos anunciantes hicieron que la cadena rectificase y me retirase la querella.

Como soy activista sin cura, en febrero de 2012 me volví a meter en otro charco, esta vez aéreo: un presidente de una aerolínea que suele mostrarse justito de principios, se hizo una foto que se me clavó como un puñetazo en el estómago. Tras un par de noches de trabajo, publiqué Ryanair: una comunicación de mierda merece una gran respuesta. Y como nuestra propuesta fue muy compartida, conseguimos que el ministro nos escuchase.

En marzo de 2015 me indignó la demanda que el productor José Luis Moreno puso a tres periodistas y publiqué este post para solidarizarme con ellos e intentar que entre todos los protegiésemos. También lancé esta petición en Change.org en la que más de 46.000 personas exigimos al Presidente de RTVE que tuviera la ética de obligar a su productor a retirar una demanda injusta, pues nació a raíz de la crítica periodística de un programa de esa cadena.

Creo que hoy El poder es de las personas, y así titulé mi libro (Léeme Libros, 2013), de cuyos beneficios doné el 20% a la Comisión de Ética y Deontología de la FAPE. En marzo de 2015 defendí a tres periodistas con esta petición en la que 46.000 personas exigimos al director de RTVE que obligase al productor José Luis Moreno a retirar su demanda contra unos periodistas que osaron criticar sus programas en la cadena pública.

En septiembre de 2015, a raíz de conocer el caso de Ana Garrido y ver la penosa realidad de que en España se premia a los corruptos y se hunde sin piedad a quienes denuncian la corrupción, inicié un movimiento darle la vuelta a este sinsentido. ¿De qué se trata? De que entre todos pidamos a los candidatos a Presidente del Gobierno que se comprometan a proteger por ley a los denunciantes de corrupción política. Este es el post en el que cuento cómo surgió y esta es la petición de firmas en Change.org, que ha sido ya respaldada por más de 170.000 personas.

En el plano de la transparencia, he cofinanciado y ayudado a difundir herramientas web, como la Wikipedia, Fixmedia (para subsanar errores en noticias), Listabierta.org y QueHacenLosDiputados.net (dos iniciativas a favor de una política más transparente), y documentales como Futuro imperfecto, Dreams Behind the Wall y B, la película sobre los papeles de Bárcenas.

Como también tengo entre mis vicios el de ser socio de muchas ONG y doy siempre el coñazo sobre causas solidarias en el blog. Por pesado me han acabado haciendo, desde 2015, asesor pro bono de la Asociación Española de Fundraising (AEFr), cuyas entidades representan al 90% de los donantes de España.

Sonrío con lo que hago cada día, o lo intento. Mi única pena es no tener más tiempo libre para ir más a Jerez y a Nueva York, antagónicas ciudades que llevo siempre conmigo, y a las que seguiré escapándome en cuanto cierres la página…

Sígueme en Twitter: @PabloHerreros

Contáctame por email: pabloherreroscasa(arroba)gmail.com

Suscríbete aquí a Comunicación se llama el juego y recíbelo por email o hazte fan de la página del blog en Facebook.