Tiempo de lectura: 2 minutos

Me encanta viajar y vivir, como a cualquiera. Y a veces, en esos momentos de vidas acá o acullá, me pasa algo divertido y soy incapaz de no contarlo. Como esas historias son demasiado largas para un post, las convierto en relatos detodoacién en los que, desde el humor, cuento historias reales como la vida misma. Para los desconfiados, diré que todo lo que leéis en ellos es rigurosamente cierto. ¡Como que me pasó a mí!


Harlem y el Gospel me han enseñado mi verdadero camino. ¡Halelluia!

Harlem y el Gospel en NYC1 de mayo de 2002. Voy a centrar la historia en lo que pone en el asunto, pues creo que es lo que mas juego da para que estas líneas os alegren un poco el día. Si me distraigo abriendo paréntesis o metiéndome en otras partes del viaje de una semana que he hecho a la Gran Manzana, perderemos la concentración y nos apartaremos de lo verdaderamente importante, que es mi conversión al Cristianismo Fundamentalista, como os decía en el titulo. Sí, sí, habéis leído bien. Harlem me ha enseñado que llevo toda mi vida perdiendo el tiempo. El Señor es ahora mi guía, él me llevará por el camino del Bien. ¡Halleluia! Ver relato: Harlem y el Gospel en NuevaYork


Ayer estuve cenando en Zalacaín, como los ricos

Imagen prestada de http://www.flickr.com/photos/tnarik/

31 de enero de 2002. Ayer estuve cenando en Zalacaín. Sí, ¿qué pasa, por qué ponéis esa cara? ¿No creéis que tenga yo porte y categoría pa cenar allí? Me sobran. Es más, os confieso que soy un tío de mucho ringo rango, pa que lo sepáis. Pues eso, el caso es que unos amigos míos, Juan y Fernando, querían agradecerme un favor y se empeñaron en invitarme a cenar: “elige el sitio que más te ilusione conocer, uno que sea muy caro y al que nunca hayas ido”. No me diréis que la invitación no era llamarme a la cara paleto…Ver relato: Ayer estuve cenando en Zalacaín


Cuatro tontos muy tontos en Sierra (muy) Nevada

Furgoneta Sierra Nevada31 de diciembre de 2000. Me propongo con este relato resumiros, por su interés e hilaridad, lo padecido por Los Cuatro de Sierra Nevada en lo que nosotros hemos coincidido en denominar “el viaje más gafado de nuestras vidas”. Esperamos que os echéis unas risas a nuestra costa con lo que leáis y, de paso, procuréis en adelante no acercaros mucho a los protagonistas de tanta desgracia…la mala suerte os podría perseguir también a vosotros. Por si no lo sabéis bien, los implicados somos: Santiago (alias El Largo), Guillermo (alias El Willi), José Luis (alias El Pep), y yo mismo (alias El Bajito). Ver relato: Cuatro tontos muy tontos en Sierra (muy) Nevada

2 Comentarios

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*