No todos los gitanos roban, pero sí la mayoría

Tiempo de lectura: 3 minutos

Tienen mucho arte. No solo lo reconozco sino que además lo sé de sobra, porque adoro el flamenco. Bailé 13 años flamenco y he conocido muchos gitanos en mi vida. Y encima me encanta la lengua caló. No soy sospechoso, vaya. Y te ‘jartas’ de reír con ellos: tienen gracia hasta cuando duermen. Pero los gitanos, por más que se empeñen, son gitanos. La cabra tira al monte, ya se sabe. No es racismo. Es lo que es: que un gitano gitanea, como un futbolista golea.

Ya saltará alguno con que generalizo y que ‘entre los gitanos habemos malos y güenos’. Vale, lo respeto, pero no: los gitanos tienen todo el arte del mundo y toda la gracia; bailan por bulerías y hasta cuentan chistes que te quitan el sentío. Pero ese mismo esfuerzo y ese talento lo podían dedicar a vivir sin engañar, sin holgazanear y sin enseñarte la ramita de laurel con una mano mientras se llevan tu cartera con la otra.

Muchas veces, los gitanos lo único que quieren es aprovecharse del sistema: les dan casas gratis, que además destrozan porque no están acostumbrados a vivir en pisos normales, y subsidios. Y a cambio, ¡a vivir! No dan palo agua, porque no son ni de trabajar ni de estudiar, eso no va con ellos.

No todos roban, es cierto. Pero sí la mayoría. Y son sucios, eso es un dato objetivo. No hay más que verlos. No me vengas con que hay que juzgar a la gente sin prejuicios porque no cuela. No me lo trago. ¿Hasta aquí has leído? Eso es porque no eres gitano. Si lo fueras, no sabrías ni leer. ¿O sí…? Igual te he traído por este camino de piedras para provocar tus emociones…

¿Qué…? ¿Es verdad algo de lo que he escrito en los cuatro primeros párrafos? Tanto si te has indignado leyéndome como si asentías mentalmente con esos tópicos estúpidos y racistas, lo que hoy quería contarte es lo que viene ahora.

La Fundación Secretariado Gitano (FSG) lanzó ayer una campaña de concienciación para quitarse el sombrero. ¿De qué va? Es una acción compuesta por este falso informativo, un diario en papel y este diario online, PayoToday.com, lleno de noticias de humor que le dan la vuelta a la realidad (o no tanto). ¿Qué pretenden con la campaña? Llamar la atención de los periodistas para que sean más sensibles cuando elaboran noticias sobre gitanos. Y por supuesto, llamar la atención de todos nosotros, de la sociedad en conjunto.

Volviendo a los tópicos, te gustará saber todos los logros de la Fundación Secretariado Gitano, que apuesta por la formación y el empleo como puerta a la inclusión. Sólo en 2013, 2.961 personas gitanas consiguieron un empleo tras pasar por su programa Acceder y 3.667 recibieron formación de calidad. También tuvo resultados claros el proyecto ‘Aprender Trabajando‘, una iniciativa de formación teórico práctica de seis meses en entornos laborales reales para chavales de entre 18 y 30 años, que se revelado como una herramienta eficaz de entrada al mercado laboral para la juventud más olvidada. De los 320 chavales que han participado en la primera edición, el 51% ha conseguido un empleo.

¿Y en educación, qué? El 77,5% de las chicas y chicos gitanos de la ESO del programa ‘Promociona‘, de apoyo y refuerzo educativo de la Fundación Secretariado Gitano, culminaron con éxito su educación obligatoria; y el 88,6% ha continuado con estudios postobligatorios. Estos resultados, fruto del gran trabajo que hacen desde la FSG, dan la vuelta a los datos que arrojan los estudios -que sitúan tan solo en un 36% la tasa de alumnado gitano que consigue terminar su educación obligatoria- y demuestran que los chavales gitanos quieren y pueden estudiar: solo necesitan que se pongan a su alcance los medios y recursos necesarios, capaces de compensar, entre otros, la falta de referentes, las bajas expectativas y los condicionantes de un entorno socioeconómico y cultural determinado.

En resumen: si les das la oportunidad, se dejan la piel. En la FSG, cada año mejoran la vida de 25.000 gitanos que lo necesitan. ¿Sigues pensando mal sobre los gitanos? Algo tendremos que ver tú y yo en que aún ningún gitano haya llegado a la luna, como cantaba Peret, ¿no? Pégate el gusto de ver el siguiente vídeo que resume lo que desde la FSG hacen por los gitanos, de la mano de empresas y personas. Y si te toca la fibra, pincha aquí y colabora como más te apetezca.

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

1 Comentario

  1. Avatar
    Maite julio 20, 2015

    Casi te dejo de seguir leyendote, y casi dejo de leerte sin llegar a la parte sincera, quizá pierdas seguidores asi.

    Responder

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies