Pastillas contra el dolor ajeno: sé generoso y baja a tu farmacia
La ley del Rocío y la solidaridad 2.0