Droit de cuissage: también se explota en el mundo de la comunicación
¿Cerveza y amor, o la explotación convertida en glamour?