Sí hay esperanza contra las noticias falsas: Wikipedia marca el camino
En vez de preocuparse de los corruptos, el Senado quiere matar al mensajero