Sobre el cambio rumbo de Pepephone y el nuevo proyecto de Pedro Serrahima