Segundamano cierra en papel. ¿Será suficiente el poder de su marca?