Droit de cuissage: también se explota en el mundo de la comunicación