Caso La Noria: el poder de las personas