Si me enseñas las tetas, las veré siempre
El hilo que separa oportunismo y elegancia en comunicación de RSC