El suicidio colectivo de los controladores y el caramelo para el gobierno