El hilo que separa oportunismo y elegancia en comunicación de RSC