Los principios también se esconden en los detalles: adiós al 902 de Air Europa