¿Pagarías una cena en un restaurante 3 meses después? No dejemos que lo hagan las empresas