Comunicación política: un buen sofrito no enmascara una comida pocha