Es la transparencia, estúpido