La marcha del director de Pepephone a Globalia demuestra el triunfo de la ética