La sinceridad es poderosa. ¿Por qué no la usan en comunicación política?