Adiós, posverdad: que tengas un mal viaje