Sólo las marcas transparentes convertirán a sus miles de clientes en fans