Wizink y los protocolos mal hechos: así me perdieron como cliente después de 20 años