¿Veremos a Ortega Cano cobrar por pisar la memoria de su víctima?

Tiempo de lectura: 4 minutos

El vídeo que hay sobre estas líneas muestra las primeras declaraciones de José Ortega Cano, al salir ayer de la cárcel de Zuera tras serle concedido el tercer grado. Esta es la transcripción literal (omito la introducción) del comunicado que ha leído ante la prensa:

“Quiero tener un serio agradecimiento a los funcionarios de la prisión de Zuera por su profesionalidad y por el respeto que me han mostrado en estos más de 13 meses; quiero destacar el magnífico comportamiento de los compañeros de todos los módulos -y en especial del módulo 8- y, en general, de toda la cárcel, que han tenido con mi persona.

Llevaré en mis recuerdos a todas esas personas que se me han acercado para darme palabras de ánimo y de aliento; un profundo recuerdo tendré siempre a mi familia: a mi mujer Ana -que está aquí, acompañándome, como siempre-; a mis tres hijos: José Fernando, Gloria Camila y José María Júnior; a mis hermanos, a mis sobrinos…a todos, han estado conmigo y me han ayudado en momentos muy difíciles…

También, cómo no, a mis abogados, que han sabido transmitirme la confianza que necesitaba en estos momentos; también a personas que se han preocupado por mí y me han mandado mensajes de ánimo y cartas de toda España, de Francia, de América y de todo el mundo; y por último, a todos ustedes (los periodistas): muchas gracias por la atención que me han prestado y por el respeto”.

Ese es el comunicado. Perplejo me deja vérselo leer en ese vídeo de arriba de un papel escrito, que habrá preparado con tiempo y pensando bien cada palabra que dice…y las que no. Ha tenido palabras de cariño hasta para el juez de línea y la tía del linier, que diría Gila…

Para él, lo natural es salir de la cárcel por haber matado a una persona en un accidente, en el que triplicaba la tasa de alcohol permitida y mintó para ocultarlo, y no decir ni una palabra de consuelo ni de perdón a la familia de la persona que murió aquella noche que a él le empeoró la vida y a otros se la despedazó.

Cuando los periodistas le han hecho preguntas –incluida una que le inquiere expresamente por lo que ha aprendido en este tiempo en prisión-, tampoco le ha salido referirse al fallecido Carlos Parra. Ha dicho que ha aprendido a pensar y a vivir la vida más despacio, porque fuera la vivimos con mucho estrés y muchas llamadas de teléfono. Sigo boquiabierto…

No menciona a Parra hasta que una periodista le pregunta a bocajarro por ello: “¿Se arrepiente de algo de lo que sucedió el día del accidente?”. Ahí sí, por fin, el torero se acuerda de decir “lo siento, me arrepiento” y confiesa que, como es creyente, siempre por las mañanas se acuerda de la persona que falleció en el accidente, Carlos Parra.

Sí, lo menciona -imposible ya no hacerlo-, cuando le hacen la cuarta pregunta. Si ves el vídeo entero, te sentirás igual de impresionado que yo. ¿Cuál es la otra perla del vídeo? Una última salida de pata de banco: se permite Ortega Cano -sí, él, que mintió e intentó ocultar siempre su estado de embriaguez- dar consejos de comportamiento a los políticos. Es a Pedro Sánchez, pero igual sería que se lo dijera a Rajoy.

¿Qué le dice al líder del PSOE? Lo tienes en este otro vídeo: “que lo que haga, lo haga con templanza, con serenidad, por el bien de España“. No merece ni comentario…

Me cuesta entender que, al salir de la cárcel, no tenga la humanidad de acordarse de la familia de Carlos Parra antes que del resto del universo. No entiendo cómo no lo menciona, aunque solo fuera, egoístamente, por dar buena imagen de sí mismo. ¿Qué tendrá en su cabeza para no expresar algo como “mi vida ha sido muy dura a raíz de aquello, pero al menos he tenido suerte de salir adelante, no como la otra persona contra la que choqué”. Humildad, algo, lo que sea…

Y dicho esto, lo que me preocupa es que esa falta de empatía de Ortega Cano hacia la familia de la víctima pueda llevarle a plantearse la monstruosidad de ganar dinero a costa de pisar más la memoria de Parra. No tengo dato alguno de que esté negociando una exclusiva -si bien ya parece que cobró de una revista en un permiso hace unos meses-, pero aunque sea poner la venda antes que la herida, merece la pena que lo pensemos.

¿Tendrá valor Ortega Cano de cobrar dinero por ir a un plató a hablar de los delitos que cometió, y que costaron la vida a una persona? ¿Se atreverá alguna televisión a pagar por semejante bajeza? Me encantaría que ambas partes tuvieran sentido común y no negocien siquiera; que al torero le quede algo de torería y se retire discretamente a vivir su vida sin molestar más a Manuela Gurruchaga (la viuda) y a sus hijos.

Aun así, sigo indignado de que en el tema de pagar a criminales por entrevistas, la sociedad siga igual que como denuncio desde hace años: en manos de los escrúpulos (o la falta de ellos) de quienes pagan y quienes cobran. Nos atañe a todos. Ojalá no tengamos que lamentarlo.

¿No te has suscrito, alma de cántaro…? ;) Recibe los próximos posts por email, en Facebook o sígueme en Twitter.

Pablo Herreros

Pablo es periodista y bloguero. En sus ratos libres trabaja como socio-director de Goodwill Comunicación, empresa que no se libra de él desde 1994. Activista perdido, él cree que El poder es de las personas -hasta escribió un libro con ese título- y cuando sea mayor aspira a escaparse a bailar flamenco y a volver más veces a su querida Nueva York.

2 Comentarios

  1. ¿Veremos a Ortega Cano cobrar por pisar la memoria de su víctima? junio 06, 2015

    […] ¿Veremos a Ortega Cano cobrar por pisar la memoria de su víctima? […]

  2. Avatar
    indya junio 06, 2015

    Me parece mal este post porque no es verdad, primero si nombro a carlos parra, cosa que otros le critican, haga lo que haga mal, segundo NUNCA a cobrado por hablar del accidente y no lo va a hacer ahora, tercero si un preso no puede opinar de politica si le preguntan, habría que negarles el derecho al voto también a los presos?, eso no verdad?, no me parece que se hagan comentarios tan a la ligera, está pagando por algo que seguro seria un erro o una enfermedad, que no hay que defender, pero tampoco creo que pretendiera hacer daño a otros ni a sí mismo, hay miles de casos, pero parece solo nos preocupamos de este

    Responder

responder

Tu correo electrónico no será visible. Los campos requeridos están marcados*

Uso de cookies

Me obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies. + info, pincha el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies